+34 91 425 01 20
info@speakandgoidiomas.com

#SUMMERCAMPS2015

28 Jun 2015

#CARLOW VISITA LAS CUEVAS DE DUNMORE, LOS BOSQUES DE CASTLEMORRIS Y KILKENNY

Hoy hemos estado de excursión. La primera parada ha sido en las misteriosas cuevas de Dunmore, situadas a menos de una hora de Carlow. Datan de unos trescientos millones de años de historia y están llenas de estalactitas y estalagmitas.

Nada más llegar hemos visto un pequeño vídeo acerca de la formación de las cuevas, para después sumergirnos en su interior. La entrada está tras bajar unos cuantos escalones… ¡perdimos la cuenta! Enseguida se podía sentir el frío. César lo ha podido comprobar muy bien, ya que hoy precisamente ha olvidado la chaqueta en casa.

Nuestro guía nos ha hablado sobre las historia de este mágico lugar. En la época de los vikingos, una masacre tuvo lugar allí, lo que dio lugar a encontrar restos de huesos en las posteriores excavaciones arqueológicas. También se encontraron monedas muy antiguas, que nos han dejado ver y tocar. Incluso hemos experimentado qué se siente al estar completamente a oscuras, ¡nos han apagado todas las luces durante unos segundos! Por suerte los murciélagos no están en esta época del año…

Y tiritando hemos vuelto a la superficie para coger el autobús de nuevo hacia los bosques de Castlemorris. Aquí hemos hecho una pequeña parada para comer y pasear por los caminos que surcan el bosque. Nos hemos entretenido un buen rato acariciando a los ciervos. Xuan parecía llevarse muy bien con ellos.

De nuevo al bus y directos a Kilkenny, una preciosa ciudad medieval. Es un lugar muy visitado y hoy sábado estaba muy animado, ¡además ha salido el sol! Nuestra monitora Una nos ha guiado a través del castillo, la catedral, el río Nore que surca la ciudad, y las calles llenas de pequeñas tiendas.

 

 

 

Por supuesto hemos hecho una parada en el centro comercial, pero ninguno de los chicos se ha atrevido a subir a lo alto de la torre de la catedral.

En la plaza, Alberto y Aníbal han probado suerte a derribar unas pelotas flotantes con un arco. Parecía imposible, pero Alberto finalmente lo ha conseguido.

Para acabar hemos dado otro paseo por los inmensos jardines del castillo. Sin darnos cuenta nos hemos contagiado de la tranquilidad de los irlandeses y nos hemos tomado un descanso con ¡muuucha calma! La verdad es que se estaba muy bien tirados en el césped. Quique, Marta y Adrián han subido corriendo hasta el punto más alto de la explanada, desde donde se divisaban todos los jardines y el castillo. Miguel, Jaime y César han vuelto a rodar por el monte y a hacer piruetas, ¡vaya gimnastas!

De vuelta a Carlow nos recibe el frío viento y la lluvia… ¡crucemos los dedos para mañana!

¡Hasta el lunes!

Leave a Reply